Sobre Musiconáutica

Hola!Hola

Navegar las emociones

 

Musiconáutica es una propuesta psicopedagógica, dedicada al desarrollo de la inteligencia emocional a través de la aplicación sistemática de experiencias musicales. 

 

La música es el mejor vehículo para explorar y educar aquello que nos mueve en la vida : la emoción. 

 

Musiconáutica fué fundada en 2010 como un proyecto dedicado a apoyar a las personas para crear un cambio positivo en su mundo interior a través de la aplicación, práctica y aprendizaje de experiencias musicales.

Nuestro interés principal entonces era la difusión de la importancia de la educación musical y sus usos terapéuticos. Últimamente nuestro rumbo ha cambiado más precisamente hacia el océano de la emoción.

Porque hoy en día, el mundo es todavía más complejo, con un mayor conocimiento objetivo científico-tecnologico y  sin embargo, advertimos que todavía falta conocimiento empírico y subjetivo del cuerpo y las respuestas emocionales.

Hoy por hoy, surgen nuevas necesidades individuales y sociales, pero nuestra fisiología y sistema nervioso siguen siendo los mismos que hace millones de años.

Y todavía no nos hacemos plenamente responsables;  siguen aumentando los síntomas:  Depresión, ansiedad, distrés, adicciones de todo tipo, acoso escolar y sexual, aumento de las tasas de obesidad, violencia intrafamiliar, y una larga lista de problemáticas directa o indirectamente relacionadas con la inadecuada gestión emocional.

No atender al cuerpo, sus necesidades, traumas y motivaciones emocionales hacen difícil, problemática y peligrosa la convivencia humana en este complejo y altamente interdependiente mundo actual.

Sensibles a la problemática ya en 1990, los investigadores de la universidad de Salovey y Mayer en su famoso artículo fundador, acuñaron el termino Inteligencia Emocional. En 1995 fue difundido por Goleman y desde entonces se ha avanzado mucho en educación emocional a nivel mundial.

Con todo, en Musiconautica detectamos que la mayoría de los sistemas de educación en inteligencia emocional, parten de premisas y modelos cognitivistas que dejan fuera la experiencia -el embodiment la verdadera dimensión a estudiar, propia de la naturaleza misma de la emoción.

Hay herramientas prácticas (mindfullness, meditación, técnicas de relajación) que dan buenos resultados, sí; pero no son suficientes.

Nos damos cuenta, que, investigar, escribir y hablar sobre las emociones no es lo mismo que sentirlas, vivirlas corporalmente.

 

Porque, ¿cómo explicarle a alguien lo que es el mar; su belleza, inmensidad, misterio, peligros, riquezas… si nunca lo ha visto, ni ha sumergido su cuerpo en él?. 

Lo mas cercano es describirlo con sonidos, con música.

Todos los estudios en psicología de la música, demuestran que ésta altera eficaz y efectivamente nuestro funcionamiento fisiológico y nuestra neurología.  Desde la respiración, el ritmo cardíaco, la movilidad intestinal, la conductancia de la piel, la respuesta muscular, el llanto, etc. La tendencia a la acción como respuesta inmediata a la música, es un fenómeno que se observa en la vida diaria.

El estímulo musical es uno de los más potentes para el ser humano, junto a la comida, el sexo y las drogas. El investigador David Huron afirma que la música es una droga sin droga.

La música es el ingrediente principal en todo grupo social por excelencia y no hay sociedad humana donde no exista la música.

La música recluta las mismas áreas cerebrales relacionadas con los circuitos neuroqúimicos del placer y la recompensa.

Las experiencias musicales pueden cambiar positivamente nuestro humor y la calidad del mundo emocional.  De hecho, se utiliza la música para investigar la neuroarquitectura del sistema límbico y del sistema nervioso autónomo. 😉

Los investigadores han comprobado una y otra vez que, la respuesta emocional asociada a la música, o emoción musical, es de carácter universal y se considera una de las razones principales por las que la música está presente en todas las culturas y épocas conocidas hasta el momento, y es un elemento clave en las interacciones humanas.

Por todas estas cosas, la música es el lenguaje de las emociones.

Por tanto : ¿qué mejor que la música para aprender y educar nuestras emociones?.   

😀

 

La misión de Músiconautica es investigar y compartir herramientas y métodos científicos, globales y de transformación para apoyar ese objetivo.

 

Musiconautica te enseña a manejar el timón emocional con seguridad y de manera placentera.

V. Basilio Ortiz Lledó,

Psicólogo Clínico. M.A Etnomusicología.

Bei der aufführung kommen noch bewegung, mimik und gestik der schauspieler sowie bühnenbild, requisiten und andere technische hilfsmittel blog hinzu.